La idea de crear este proyecto surgió hace algún tiempo cuando mis clases de yoga se iban convirtiendo en clases de un profundo aprendizaje corporal y espiritual. Cada explicación de los profesores sobre la mejora de dolencias, enfermedades, bloqueos,  liberación de emociones y un sin fin más de razones, empezaron a tener nombres y caras conocidas.  Me imaginaba poder explicarles con las mismas palabras y conocimientos a todas esas personas los beneficios que no sólo estaba aprendiendo sino también experimentando. Empecé a hablar de ello y escribí a familiares y amigos para hacerles llegar esa preciada información. Muchos empezaron a practicar Yoga y comenzaron a descubrir los beneficios. Compartir las experiencias con ellos fue lo que disparó la idea. La razón definitiva por la que creo este blog es porque siento la necesidad de compartir y enseñar a esa, aún, gran mayoría que desconoce este maravilloso mundo, lo que el Yoga nos puede cambiar la vida.

photo-2

      Para aquellos a los que la palabra Yoga les suene familiar pero no sepan su significado real, voy a explicar lo que es en toda su esencia:

La palabra YOGA viene del sánscrito y significa unión, conexión. Es una disciplina física y mental proveniente de la India. El yoga es una práctica que busca mediante el crecimiento espiritual la unión con lo absoluto. Constituye sólo el primer peldaño de una búsqueda de perfección personal muy ambiciosa.  Para los hinduistas, significa la unión con distintas divinidades. Otros, con una postura más espiritualista, buscan el dominio del cuerpo físico con el uso de la meditación como medio de alcanzar la plenitud del ser. Actualmente, en Occidente, la práctica del Yoga se enfoca a la autodisciplina y autocontrol de las emociones usando como instrumento nuestro cuerpo físico. Aunque sea conocida como una técnica para la salud del cuerpo y el relax de la mente, el Yoga es en realidad la preparación para el logro de un objetivo de evolución integral en la que el cuerpo es visto como un preciado vehículo al que hay que cuidar porque sin él no hay autorrealización posible.

Los orígenes del Yoga se remontan aproximadamente al año 3000 antes de Cristo, y se trata de sellos de piedras con figuras en posiciones yóguicas pertenecientes a las civilizaciones de los Valles del Indo y Saraswati, entre el mar de Arabia y la cordillera del Himalaya.
Las escrituras hindúes se encuentran entre las más antiguas del mundo y en ellas se hace referencia al Yoga. La cultura hindú y en general todo el acerbo religioso-filosófico de la India, tiene su origen en los Vedas, textos sagrados que originalmente provienen del sánscrito. Constituye todo un acopio de sabiduría en el campo del conocimiento del ser humano a nivel físico, metafísico y puramente espiritual.
Según una leyenda hindú, su aparición en la Tierra ocurrió cuando un pez (Mat-sya) presenció como el dios Shiva enseñaba a su Shakti Parvati (esposa) los ejercicios de yoga. El pez imitó a Parvati y al practicar los ejercicios se transformó en hombre.

Muchos empiezan la práctica del Yoga con el fin de mejorar el aspecto físico (esto es lo primero que notamos en la práctica). Cada persona se acerca al Yoga con motivaciones muy diferentes. Para algunos es una simple herramienta para tonificar el cuerpo, otros asisten a clases de Yoga como medio de relajación y distracción tras un duro día. Esta travesía de practicar Yoga sin poner el alma es muy corta ya que poco a poco nos damos cuenta que se convertirá en algo más. Un largo camino que probablemente nos lleve toda una vida y que hacemos porque ha dejado de ser un simple ejercicio para convertirse en una forma de vida.

Uno de los primeros beneficios que el principiante notará es la liberación de tensiones acumuladas en nuestro cuerpo por medio del estiramiento y la mejora de la flexibilidad. Un estiramiento controlado y hecho a consciencia libera la tensión muscular, mejora la capacidad de movimiento de las articulaciones, y como consecuencia, disminuye el riesgo de lesión articular, evitando calambres y rigidez. Así mismo, ayuda a mantener una buena alineación y movilidad corporal equilibrando ambos lados del cuerpo. En futuros post, me gustaría explicar donde se concentran y estancan las emociones y tensiones que a lo largo de nuestra vida vamos recolectando. Una cosecha no muy productiva.

Otro de los grandes beneficios del Yoga son el equilibrio y manejo del espacio. Al practicar Yoga regularmente aumentamos la propiocepción; es la habilidad sensorial para sentir lo que el cuerpo está haciendo (consciencia corporal), la posición de los músculos y a su vez como está situado en el espacio.

      Es imposible hablar de yoga y dejar atrás la respiración. Es la única función fisiológica que poseemos que, además de ser involuntaria o mecánica, también puede ser controlada conscientemente.

En la práctica del Yoga este control se denomina Pranayama, esta palabra deriva del sánscrito: Prana (pra=primera unidad, na=energía) y Yama: (controlar y extender, manifestación o expansión). Existen muchos tipos diferentes de respiración yógica las cuales explicaré en un futuro post. Lo más importante del pranayama es tomar consciencia de cada inhalación y exhalación y aprender a canalizar la energía que generamos con la respiración haciéndola llegar a distintos órganos y haciéndola circular por el cuerpo de manera que todo el organismo se nutra de sangre bien oxigenada y energía pura.

 

 

Welcome to my small world 🙂

One thought on “Introducción a Yoga6seconds

  1. Me encanta tu blog mi amor!! espero que sigas siempre así… haciendo lo que te gusta y que este deporte ayuda a muchísimas personas tanto físicamente como psicologicamente… te quiero mucho mi prima preciosa!!<3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

5 + catorce =